Seguidores

4 jul. 2008

A mis hijas


Año 1.995

Inspirada en el Castillo de Blanes, la artista realiza esta versión imaginativa añadiendo dos barcas al paisaje.

Las barcas iguales y también diferentes, llevan los nombres de sus hijas.

Ambas barcas están atadas, cada una a un lado del lienzo, como atadas a los brazos extendidos de una madre que se abre a ellas para protegerlas de la mar. Amparadas en la orilla del regazo materno, pero firmes y preparadas para zarpar.

Todo un poema.

La limpieza del color y la luz que ilumina la arena reflejan, indudablemente, su gran amor de madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarme tu comentario.