Seguidores

1 jul. 2011

Una tapia florida

Año 1988-1989 aproximadamente.




En esta obra, la autora vuelve a los recuerdos de su tierra natal, Almería, en donde las casas y las tapias suelen encalarse de blanco para que luzcan en verano con un bonito aspecto.




El cielo azul y las flores que asoman al camino, es una imagen que transporta a los pueblos andaluces, al calor y al verano.